Recomendaciones dadas por la Embajada española en Bangkok. Si te queda alguna duda puedes preguntarnos aquí.

La ley de aduanas prohíbe introducir más de 200 cigarrillos (un cartón) por persona. El exceso conlleva multas que pueden suponer cuantías superiores a los 200 € por cartón, además de la confiscación de la mercancía. En el caso de negarse a pagar la multa impuesta por los agentes de aduanas, los infractores pueden ser detenidos hasta la celebración del correspondiente juicio, en el que se determinaría la responsabilidad y, en su caso, se podría llegar a establecer además del pago de la sanción, la expulsión del país. El límite de alcohol que se puede introducir en Tailandia es de un litro por persona. La ley se aplica tanto a viajeros con destino a Tailandia como a aquellos en tránsito También se prohíbe la exportación de imágenes y representaciones de buda, al estar considerado un objeto religioso y al que se debe respeto. 

La introducción en España de cualquier tipo de ave o animales exóticos, sin los correspondientes permisos, está prohibida. Las apuestas son ilegales, incluso por internet. Ha habido casos de arrestos de extranjeros por apuestas online. El robo está severamente castigado en Tailandia, no importando el valor de lo robado. Simples hurtos pueden ser castigados con elevadas multas o prisión. En materia de drogas, la legislación tailandesa es muy dura, para todo tipo de drogas. Se penaliza tanto el consumo como el tráfico, y en algunos tipos de drogas, como la cocaína, no se distingue entre ambas categorías y se puede ser acusado de tráfico, independientemente de la cantidad. Está también penalizado el consumo de drogas como la marihuana o el hachís, con elevadas penas, que pueden llegar hasta cinco años, y multas. 

En cuanto a la importación de medicamentos para el consumo propio se recomienda consultar los listados de sustancias y medicamentos prohibidos en la siguiente página web del Ministerio de Sanidad tailandés (en inglés). La entrada ilegal en el país o la permanencia más allá del período de validez del visado conlleva la detención y una pena de hasta 2 años de cárcel, además de una multa de hasta 20.000 baht (más de 500 euros) y la expulsión del país. La expulsión correrá a cargo del infractor, que permanecerá detenido mientras no pague el billete y la multa.