Recomendaciones dadas por la Embajada española en Bangkok. Si te queda alguna duda puedes preguntarnos aquí.

Se recomienda encarecidamente la atenta lectura del apartado de notas importantes. Con  carácter general, se recomienda evitar las grandes aglomeraciones de gente, incluyendo las manifestaciones y mítines políticos locales. Se ruega que permanezcan atentos a la prensa y redes sociales para, que alguna vez en el paso derivaron en violencia. Tailandia tiene una elevada tasa de siniestralidad vial. Aunque las carreteras pueden ser buenas, la conducción es temeraria y es muy probable que en caso de accidente el conductor culpable no tenga seguro. El consumo de alcohol se asocia a muchos de los accidentes. Los siniestros de transportes colectivos, especialmente camionetas, son habituales. Las muertes por accidentes de moto han aumentado considerablemente. Por todo ello, se ruega extremar la precaución en los desplazamientos terrestres, y evitar desplazamientos en camionetas y motos. Asimismo, es fundamental extremar la prudencia al alquilar motos, motos acuáticas, quads o similares. Conviene examinar cuidadosamente las condiciones del alquiler y el estado del vehículo. Puede haber fallos mecánicos y no tienen seguro obligatorio. Además, es posible que al entregar el vehículo, los propietarios exijan sumas abusivas para reparar supuestos daños, amenazando con no devolver el pasaporte. Estas prácticas son frecuentes en Phuket, Pattaya, Ko Samui, Ko Phangan o Ko Tao. En este sentido, se recuerda que nunca, bajo ninguna circunstancia, se debe entregar el pasaporte al alquilar un vehículo a título de depósito o con otros fines. El pasaporte es propiedad del Estado español y es un delito entregar el pasaporte como garantía y no recogerlo para no hacer frente a los gastos de alquiler o desperfectos. El pasaporte pertenece al Estado español y cualquier intento de fraude con el mismo será perseguido. Por otra parte, la red ferroviaria está anticuada y la falta de mantenimiento ha provocado descarrilamientos en la ruta Bangkok-Chiang Mai. 

Durante la época de lluvias (de mayo a noviembre) hay fuertes corrientes en la costa del Mar de Andamán (Phuket, Krabi), por lo que conviene tomar precauciones en las playas, que no están debidamente señalizadas. Son frecuentes también los accidentes de ferries y barcos de transporte de pasajeros, que se sobrecargan y no cuentan con las debidas medidas de seguridad. En muchas ocasiones tampoco tienen chalecos salvavidas. Se desaconseja aceptar invitaciones de bebidas, especialmente si la botella no ha sido abierta en presencia del interesado. Algunos turistas han sido narcotizados. También se han producido ataques violentos a turistas y ataques de carácter sexual en zonas de copas nocturnas y en las fiestas de la luna llena.

Mantenga la atención y por su seguridad, evite consumir drogas o bebidas cuya procedencia desconoce. Se recomienda mantenerse alerta con las sugerencias de extraños para adquirir objetos, especialmente joyas y gemas. Es muy común ofrecer al turista comprar en joyerías que, supuestamente, ofrecen precios muy ventajosos. Los vendedores suelen engañar a sus clientes diciéndoles que en España obtendrán un beneficio mayor revendiendo las joyas o piedras. Lo normal es que la piedra sea genuina, pero de una calidad muy inferior a la afirmada. Por ello conviene desconfiar de cualquier persona que ofrezca supuestas gangas. En hoteles de nivel medio o bajo, especialmente en Kaosan Road y Koh Samui, se han producido robos en las habitaciones, incluso, en las cajas fuertes. Se aconseja elaborar una lista detallada, reconocida por el hotel, de los efectos que contiene la caja fuerte. Se han denunciado casos de uso fraudulento de tarjetas de crédito. Se recomienda vigilar el pago con tarjetas de crédito y asegurarse de que los comprobantes responden exactamente a la compra. 

Los robos de documentos (particularmente pasaportes) y de dinero, especialmente en las rutas de autobuses más populares entre los turistas, son frecuentes.  Se sugiere especial cautela en la custodia de documentos, principalmente pasaportes y tarjetas de crédito, que pueden ser utilizadas por redes de fraude y falsificación. Es conveniente ser precavido en la «zona roja» de Patpong (Bangkok). Algunos locales recurren a la intimidación física para obtener el cobro de facturas exorbitantes. En Bangkok operan carteristas en zonas muy concurridas, especialmente los alrededores del Palacio Real, Patpong, Kaosan y Sukhumvit. Se recuerda que el consumo de drogas está penado con la cárcel, en condiciones especialmente duras. Los deportes de aventura (rafting, trekking, buceo…) no tienen los mismos estándares de seguridad que en otros países de nuestro entorno. Se aconseja tomar precauciones, examinar bien los equipos y evitar cualquier actividad sin la suficiente cobertura médica.  

Zonas de riesgo (deben ser evitadas): Las provincias sureñas de Yala, Pattani, y Narathiwat. Desde enero de 2004, dichos territorios son escenario de atentados por parte de grupos insurgentes. La mayoría de la zona está bajo el estado de emergencia y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad son habituales, por lo que debe evitarse totalmente. No obstante, en caso de viajar, se recomienda no salirse de las rutas turísticas y evitar los lugares concurridos. Asimismo, se aconseja también extremar la precaución en la provincia de Songkla (Hat Yai) donde ha habido algunos atentados terroristas.  En la frontera entre Tailandia, Myanmar y Laos (el llamado «triángulo de oro») se concentra gran actividad de narcotráfico y a su amparo han proliferado mafias de todo tipo. En consecuencia, se debe evitar viajar a esta región. Templos de Preah Vihear, Ta Krabey y Ta Moan, en la frontera entre Tailandia y Camboya, donde ha habido enfrentamientos entre las fuerzas armadas de ambos países en el pasado, con víctimas civiles. La zona está altamente minada.  

Zonas de riesgo medio: Se han detectado algunos ataques y robos contra turistas extranjeros en las zonas turísticas, especialmente en Pattaya, Krabi, Ko Samui y Phuket. Asimismo se han producido casos de abusos sexuales y violaciones a mujeres extranjeras. Generalmente estos ataques se producen de noche y en ocasiones con violencia en lugares próximos a zonas de ocio en las que el alcohol que se sirve puede ser adulterado. Es recomendable extremar la precaución en estos lugares, sobre todo por la noche. Igualmente se aconseja extremar las medidas de autoprotección en los destinos más turísticos, como Phuket, Pattaya, Ko Samui, Ko Phangan o Ko Tao así como en zonas populares de Bangkok como Kaosan. En estos lugares se han dado estafas, robos y el cobro abusivo de servicios es frecuente. Por otro lado, también ha habido casos de viajeros narcotizados porque en sus bebidas se han introducido drogas sin que ellos se apercibieran. En cuanto a los robos, más en detalle, en los últimos años, ha crecido el número de sustracciones por descuidos y carterismo en zonas turísticas y centros comerciales de Bangkok, especialmente en hoteles y bares de Kaosan Road, y en islas como Ko Samui y Ko Phangan. El robo de bolsos mediante el tirón desde motos es frecuente.