Estacionados en filas con mucho polvo y telarañas acumuladas, cientos de “tuk tuks», autobuses turísticos y barcas permanecen silenciosos en Bangkok, la capital de Tailandia, después de sufrir un doble golpe por la pandemia de coronavirus y la falta de turistas extranjeros. Tailandia, crisis en el sector del turismo.

Las celebraciones del Año Nuevo Lunar Chino, normalmente traen consigo un aumento en el gasto y los viajes entre los tailandeses y una afluencia de visitantes de China y otras partes de Asia.

Tailandia, crisis en el sector del turismo.

Tailandia, crisis en el sector del turismo. – Forevervacations

La pandemia ha trastornado las empresas de transporte tailandesas, dejando a muchos conductores y propietarios con dificultades para llegar a fin de mes, mientras que una encuesta predijo que el gasto del Año Nuevo Lunar sufriría su caída más pronunciada en 13 años. Como contamos en esta noticia un hombre que trabajaba como conductor quiso vender un ojo para sacar a su familia de la pobreza.

«Estos tuk tuks han estado estacionados durante un año… puedes verlos todos cubiertos de polvo», dijo el propietario del garaje Kraisak Kulkiatprasert, quien ahora alquila menos de 10 vehículos por día, a pesar de haber reducido los alquileres, en comparación con los más de 100 que había antes.

«Seguiré la situación durante un año más», agregó. «Si no mejora, tendré que cerrar».

Campon Taikae, un conductor de “tuk tuk” de 50 años, dijo que había ganado solo 50 baht ($1,70) después de conducir durante horas un día antes, pero sentía que no tenía ninguna posibilidad de encontrar otro trabajo.

En otra parte de Bangkok, los autobuses turísticos están estacionados en largas filas, desprovistos de pasajeros turísticos.

Los autobuses que solían transportar a turistas chinos por Tailandia se ven inactivos debido a las prohibiciones de viaje y el cierre de fronteras por el brote de la enfermedad mundial del coronavirus (COVID-19) en un estacionamiento cerca del aeropuerto Suvarnabhumi en Bangkok, Tailandia, el 5 de febrero de 2021. Fotografía REUTERS

«Antes de la pandemia de COVID, nunca me faltaba trabajo», dijo el conductor Tossaporn Rakratchakarn, mientras limpiaba el parabrisas cargado de polvo de su vehículo.

“Por lo general, dejo a los turistas y recojo a otro grupo. Ha pasado un año y no ha habido ningún movimiento», agregó Tossaporn, quien incluso había regresado a su pueblo natal en un momento dado, para cuidar un estanque de peces.

Wasuchet Sophonsathien, presidente de la Asociación de Operadores de Transporte de Tailandia, dijo que sólo una décima parte de los 40.000 autobuses turísticos de Tailandia seguían funcionando.

La historia es la misma para muchos barcos turísticos y transbordadores.

Las cosas eran completamente diferentes a los días en el pasado cuando los pasajeros empacaban su embarcación, dijo Mani Hogkhontod, un conductor de bote de 54 años.

“He estado pensando en encontrar un nuevo trabajo, pero me preocupa tener que empezar de cero, por mi experiencia laboral y mi edad”, dijo.

El recuento de infecciones de Tailandia es de 23.903, con 80 muertes, ya que los casos diarios de esta semana se encuentran entre los más bajos reportados desde que surgió el brote más reciente y más grande en la nación del sudeste asiático a mediados de diciembre.

Si te ha gustado el articulo ayúdanos a seguir escribiendo historias compartiéndolo con amigos, familiares o en redes sociales. Muchas gracias por leernos.

Te invitamos a leer más noticias sobre Tailandia.